Cielo parcialmente nublado
22.6°
Deportes

Tigre vivió en Córdoba su gran noche como ganador de la Copa de la Superliga 2019

1024 576

El 2 de junio de 2019, en el estadio Mario Alberto Kempes, Tigre acaba de ganarle a Boca por 2 a 0 y de consagrarse campeón de la Copa de la Superliga.

Buenos Aires POST
Buenos Aires POST
http://www.grupopost.com/nota/29817-tigre-vivio-en-cordoba-su-gran-noche-como-ganador-de-la-copa-de-la-superliga-2019?p=ba
Tigre vivió en Córdoba su gran noche como ganador de la Copa de la Superliga 2019
El equipo de Néstor Gorosito le ganó 2-0 a Boca
Lun 03 de junio de 2019


Entonces era lógico que miles, dicen que casi 20.000 ubicados en la tribuna Daniel Willington, gritaran, se abrazaran sin entender nada, que movieran sus remeras al aire a pesar del frío, y que los más viejos lloraran y los más jóvenes se arrodillaran dando gracias al cielo.

Era el festejo de un equipo descendido hace 40 días; era la locura de un David futbolístico que de dos golpes bajo a un Goliath todopoderoso.

Atrás quedaban muchos años de ascenso, de luchar para no perder la categoría, de vivir al día, de contar cada moneda como si fuera la última. Y recordando ese pasado es que más se disfrutó esta consagración en el Kempes.

Y también se entendía el “Pipo, Pipo", que partía de la cabecera Norte y se prolongaba en parte de la platea preferencial Osvaldo Ardiles. Era el homenaje al entrenador Néstor Raúl Gorosito, el que más creyó en esto. El que le buscó un estilo de juego e hizo que muchos simpatizaran con el equipo sin ser hinchas.

Y no importaba si esta vez esa forma, esa característica de fútbol estuvo ausente en la final de Córdoba. ¿Qué le puede importar a esos jugadores que estaban en silencio y ahora desahogan su alegría?

Y cada jugador recibió con lágrimas, con satisfacción, con el saber que quedaban marcados a fuego para siempre en los que del otro lado seguían cantando sin parar.

Y después fueron a llevarle la ofrenda a su gente, la Copa en manos del uruguayo Gerardo Alcoba daba vueltas y vueltas, era besada por Walter Montillo, la figura de la campaña, y por Sebastian Prediger, el hombre de la cancha en la consagración.

Mientras atronaba el "Me dicen el matador", de los Fabulosos Cadillac, coreado con más fuerza que nunca por miles de voces que seguían sin creer lo que estaban viviendo.

Mientras su vencido Boca se iba en silencio con la mirada hacia el piso, sin entender, y con la "12" dando un aliento tibio, reforzado por algunos aplausos. 

No fue la noche de los dirigidos por Gustavo Alfaro y el tiempo dirá si esta derrota deja huellas o queda como una final perdida, pero que no cambia el destino de ruta que es jugar la final de la Copa Libertadores en noviembre de este año.

Pero a los de Tigre, que se clasificaron esta misma noche para la Libertadores 2020, no le importaba nada, seguían en lo suyo, mientras se escuchaba a Gilda cantando "No me importa este amor", no se querían ir. Es que quizá tenían miedo que esto se acabara o que, como a Cenicienta, después de la medianoche esta felicidad se convierta en calabaza.

Télam

visitas
¿Te gusto? Compartila

Temas de la nota

Comentarios
Los autores de los comentarios se hacen por completo responsables de los mismos. Al ser responsabilidad exclusiva de los autores, la empresa queda eximida de afrontar sanciones derivadas del contenido de los comentarios. El usuario que publique comentarios injuriantes o insultantes recibirá la inhabilitación de parte de la empresa para volver a comentar. La publicación de un comentario implica el previo conocimiento de estas advertencias.
También te puede interesar
Las tapas de los diarios de hoy
Las más leídas